Sobre la peatonal Pérez Castellano, una pareja de colombianos despierta a los uruguayos con una cafetería de especialidad y un variado menú de huevos y carnes ahumadas

Aires de nuevas cocinas en Ciudad Vieja

5min
Nº2017 - al de 2019
Escribe: Marcela Baruch Mangino. Fotos: Camila Montenegro

La diseñadora colombiana Ana María Quintana y su marido Julián Medina llegaron a Uruguay hace dos años y medio para apoyar la apertura de la empresa de mobiliario danesa BoConcept, donde ella trabajó durante más de una década. Medina, por su parte, que es cocinero y tiene restaurantes y delivery en Bogotá, pensaba que este nuevo destino le daría la oportunidad de tomarse un descanso de la gastronomía. Sin embargo, Montevideo les planteó un cambio de rumbo. Instalados en una casa que compraron sobre la peatonal Pérez Castellano, en Ciudad Vieja, ella se propuso emprender. Su idea era abrir una cafetería en la planta baja de su casa, para servir desayuno, brunch y almuerzo. Para inspirarse viajaron a Australia, donde la cultura del café explotó hace casi dos décadas, con opciones relajadas y ocurrentes tanto en Sydney como en Melbourne. “Los australianos entendieron hace tiempo cómo juntar el buen café y la buena  gastronomía, con menús accesibles para todo el mundo”, dijo Medina.

En el camino la pareja tuvo un hijo, Gael, y fue justamente durante su gestación, durmiendo, que a Quintana le llegó el nombre del restaurante: Sometimes Sunday. “En Colombia, el desayuno es una comida muy importante, la gente tiene costumbre de salir a desayunar. Cuando llegamos a Uruguay nos encontramos, junto a otros turistas, caminando en Ciudad Vieja sin tener a dónde ir a tomar un café por la mañana”, contó después Medina a galería. El sueño se concretó en diciembre, en un espacio de estilo nórdico minimalista, plagado de detalles femeninos.

A pesar de sus deseos de alejarse de la cocina, al chef le tocó asumir el servicio de la sala de la cafetería, diseñada enteramente por Quintana, con cubertería y vajilla concebidas por ella, en su mayoría en BoConcept. “Al principio iba a ser el barista, pero me encanta hablar con la gente, preguntarles qué les gusta, de dónde vienen, y tratar de entender al público uruguayo”, explicó. Con el tiempo, se sumó un fuerte contingente colombiano. “Para la cafetería nos juntamos con Antonio Gutiérrez, que tenía la cafetería Café Belleza en El Pinar, que es además quien lleva adelante la tostaduría de café en Café Gourmand”, dijo. Asimismo, contó que Gutiérrez y él son de la zona cafetera colombiana de Nariño, de donde provienen algunos de los frutos más venerados en el mundo. Hace pocos meses también aterrizó en este restaurante David Medina, hermano de Julián, un experimentado cocinero que viene en busca de una pausa de la exigente escena gastronómica parisina, en Akrame —una estrella Michelin.   

De momento, la carta de Sometimes... es un mix de ofertas de desayuno poco tradicional. “No tenemos medialunas porque queremos que la gente se dé la oportunidad de probar otras cosas”, explicó Medina. Entonces, recibe a los más tímidos con granola y yogur, tostadas con manteca y mermelada, french toast (tostada húmeda), pan de banana, además de una extensa variedad de café negro y con leche, infusión fría y kombucha. Entre los platos, la propuesta se pone proteica. Al respecto, Medina comentó: “Éramos vegetarianos cuando llegamos a Uruguay. A los seis meses, Ana se embarazó y lo primero que me dijo fue: ‘Llevame a comer un asado de tira’. Lo probamos y nos dimos cuenta de que aquí teníamos que comer carne”. En la carta de su restaurante resaltan los huevos, que, según contó Medina, son de granja, con máximo de un día de puestos. Por ejemplo, sirven un huevo frito con aceite de perejil, quinoa crocante y pan tostado; un huevo pochado con verduras encurtidas, y huevo duro marinado en soja con mayonesa de miso (poroto de soja fermentado) y verdes sobre una tostada. Entre las carnes, una tostada con brisket (carne ahumada 12 horas), puerro encurtido y mostaza agridulce, y un sandwich de pulled pork (cerdo ahumado 12 horas) con coleslaw encurtido en mostaza e hinojo, servido en pan de tortuga. Como si fuera poco, también hay tacos de carne, chorizo y huevo. Para quienes quieren combinar su almuerzo o brunch con bebidas alcohólicas, hay cerveza artesanal y bloody mary, el cóctel típico del brunch norteamericano.

Por ejemplo, el mediodía en que la mesa de dos de galería visitó Sometimes Sunday, eligió el brisket, el pulled pork y la miso egg (huevo marinado en soja, mayonesa de miso, mix de verdes, jengibre, hojuelas de ajos fermentados en miel, sobre pan de masa madre). En este caso, el intenso sabor ahumado de las carnes se combinó bien con una IPA de Davok, de amargor fuerte. El menú se pone más colombiano al final, con un arroz con leche hecho de arroz integral, un poco más crocante y sin tanta leche como el uruguayo, servido con una cucharadita de crema de lima, delicada. 

Aquel mediodía el restaurante estaba lleno, y varias mesas eran ocupadas por personajes de la gastronomía nacional que han adoptado este emprendimiento. “Hemos hecho un grupo de amigos con dueños de otros restaurantes, como Es Mercat, Montevideo Wine Experience y el coreano Arariyo”, contó Medina. Agregó que son fanáticos de la cocina coreana, que vivió en China, y que en su restaurante hacen kimchi casero, una preparación típica de repollo fermentado en ajíes, muy picante. Este fue el plato que los surcoreanos difundieron por el mundo, su principal bandera en la apertura a Occidente, venerado en tiempos modernos por su alto aporte de probióticos al organismo.

En esa mezcla atrevida de preparaciones, quienes visitan el descontraído Sometimes Sunday se encuentran con una estética nórdica que se fusiona con un menú que recuerda a los asadores del sur de Estados Unidos mezclado con Asia. Allí hay  cierto ambiente de cafetería australiana, ideal para quienes buscan explorar espacios distintos en la ciudad. 

Por una cerveza con un brisket, pulled pork y miso egg, más un arroz con leche, galería pagó 1.180 pesos.

Pérez Castellano 1518. Miércoles a domingo de 9 a 17 h. Precio promedio por persona: 380 pesos.

Regístrate sin costo, recibe notas de regalo.