Gardel miró al hombre joven, amigo suyo, y dijo:

—Mirá, gallego, puedo cantarte esto en alguna presentación por ahí, pero no lo voy a grabar. Ya lo hicieron demasiados colegas y yo elijo tangos con menos difusión.

Hay anécdotas, en la historia del tango, que caminan de lo curioso a lo estrafalario. Muchas permanecen a la sombra de la memoria o no son conocidas por la mayoría.

Pero merecen reavivarse.

Aquel tango que Gardel no grabó es ¿Dónde estás, corazón?, que en cambio llevaron al disco al paso de los años artistas tan diferentes como Ignacio Corsini, Raúl del Mar con Miguel Caló y un recitado añadido de Héctor Gagliardi, Charlo —dos veces, con Canaro y después Lomuto—, el trío Irusta-Fugazot-Demare, Teófilo Ibáñez con Roberto Firpo, Ada Falcón, Azucena Maizani, Mercedes Simone, Blanca Mooney, Pedro y Juan Lauga cantando en francés con Julio De Caro, Alberto Castillo, Oscar Ferrari, Carlos Acuña, Héctor Pacheco, Leo Marini, Miguel Arvizu y Tito Schippa, que no agotan la lista.

Atento, lector, porque abundan las rarezas.

¿Dónde estás, corazón? fue compuesta como canción mexicana, en letra y música, por el catalán Luis Martínez Serrano, cuya familia se afincó en Buenos Aires cuando él tenía siete años y fue un precoz músico y escritor, amante de los viajes y especialmente de su ciudad natal, Barcelona, y de México, país del que se encariñó y donde pasó largas temporadas. Fue allí donde dio a conocer su obra de mayor resonancia, aunque es también autor de Adelita y La bamba y sus temas iniciales fueron tangos escritos en Argentina: ¡Hijo mío!, Pajarito cantor, Presentimiento, Mujercita mía y Pobre madre, todos estrenados en España por la cancionista Teresita Zazá, de la que fue pianista y amaba los tangos con cierto aire andaluz.

¿Dónde estás, corazón? fue cantada por primera vez por el barítono Daniel Arroyo en 1924, en una revista teatral presentada en la capital de México. Su éxito fue tal que ocurrieron unos cuantos acontecimientos inesperados para Martínez Serrano: su canción fue declarada Patrimonio Cultural de la Humanidad y años más tarde motivó una clamorosa película homónima con las actuaciones de Rosita Quintana y un jovencísimo Miguel Aceves Mejía; pero antes, en 1928, el bandoneonista Augusto Berto, autor de La payanca y otro viajero impenitente, le propuso al compositor original convertir su canción mexicana en un tango, finalmente estrenado por el propio bandoneonista en los carnavales de 1930 y grabado por Corsini ese mismo año.

También fue poco corriente el demorado acuerdo entre Martínez Serrano y Berto por los derechos de autor: recibirían partes iguales pero solo cuando ¿Dónde estás, corazón? se interpretase como tango clásico. El catalán no quiso que su ya famoso tema dejase de recorrer el mundo como se le había ocurrido a él componerlo. A Berto no le importó porque pudo constatar enseguida que, a ritmo de tango, la obra había conquistado muy rápido a las gentes de ambas márgenes del Río de la Plata y hasta era interpretada en Europa por diversas orquestas típicas.

Martínez Serrano siguió viajando y volviendo siempre a Buenos Aires, aunque murió en México en 1970: antes llegó a escribir radioteatros en Chile, adonde fue animador de espectáculos, locutor y director de orquestas para distintos géneros musicales.

Si bien Orlando del Greco y Oscar del Priore coinciden en que hubo varios modos de reunión entre el tango y la canción típica de México, dando gran influencia a Libertad Lamarque por su larga etapa en ese país —y se refieren a la ranchera Ella y los boleros Échame a mí la culpa y El reloj, junto a los clásicos Cielito lindo y La cucaracha y varias creaciones de Agustín Lara, la mayoría cantados en ritmo de tango—, la verdad es que ¿Dónde estás, corazón? fue la primera canción mexicana que pasó tan rápidamente de su forma original a la de un tango que ya se hacía en compases de cuatro por ocho.

Yo la quería más que a mi vida, / más que a mi madre la amaba yo; / y su cariño era mi dicha, / mi único goce era su amor. / Una mañana de crudo invierno / entre mis brazos se me murió; / y desde entonces voy por el mundo / con el recuerdo de aquel amor…

Al cierre, dos curiosidades de propina.

Cuando Augusto Berto convirtió en tango ¿Dónde estás, corazón? llevaba más de 20 años sin componer.

Y la versión más popular y disco más vendido como canción mexicana, en tiempos modernos, corresponden al grupo español Mocedades.

Vida culturalColumnatoppor Antonio Pippo2028
Ingrese su correo electrónico o su nombre de usuario
Ingrese la contraseña que corresponde a su e-mail o nombre de usuario.