Editorial

El límite entre información y propaganda

4min 4
Nº2024 - al de Junio de 2019
Por Adela Dubra

En el inicio del mandato, el presidente Vázquez ordenó a las empresas públicas “alinearse” con el Poder Ejecutivo y ser más austeras en sus gastos, entre los que incluyó la publicidad oficial. En los primeros dos años el gasto en publicidad por parte de estas se redujo 45%. Pero este año los vientos han cambiado y hay varias señales que deberían preocupar a la ciudadanía. 

Más allá de los Consejos de Ministros Abiertos (van 29 en estos cuatro años de gestión), el gobierno anunció que saldrá a defender su actuación. Esto puede incluir las redes sociales de Presidencia y las cadenas televisivas; el presidente informó que participará en algunas de las recorridas que harán sus ministros para mostrar la actuación del gobierno.

El ministro de Trabajo, Ernesto Murro, tras una conferencia sobre la negociación con MontevideoGas, repartió un memo a los periodistas donde se enumeraban las “medidas del gobierno en beneficio de empresas y empleo” que “generan reducción de costos”. 

La página de Presidencia, así como sus redes sociales, funciona muy activamente y en abril de este año cometió un “error”: informó en su agenda oficial que Carolina Cosse participaría en un evento de ADM. En abril, Cosse ya no era ministra de Industria (dejó de serlo en enero, por lo tanto no corresponde que se difundan sus actividades), pero un funcionario, al parecer, se confundió. O sea, Cosse tuvo —involuntariamente, supuestamente— una ayudita de difusión que no tienen los demás precandidatos. 

Días atrás, en las redes sociales, circuló un spot difundido por Presidencia sobre el índice de Gini (que mide desigualdad de ingresos de la población). Muy bien realizado, con buena producción, asegura que Uruguay “está primero en el índice de Gini”. Se ven reposteras preparando una torta gigante y decorada con el índice en cuestión y una voz en off dice que Uruguay es el país que “mejor reparte la torta”. El locutor agrega que se está combatiendo la pobreza, bajando la mortalidad infantil, que se defiende la inclusión y que han mejorado las condiciones de empleo y los salarios. 

Según dijo a El País el director de la Secretaría de Comunicación de Presidencia, José Luis Veiga, fue realizado por funcionarios de Presidencia. Es llamativamente profesional. Según consignaron los periodistas Pablo Fernández y Tomer Urwicz de El País, el spot publicitario —que lleva el logo de Presidencia— conduce a la página de Gobierno de Cercanía y figura en Facebook en 18 posteos pagos por el propio gobierno. “¿Publicidad electoral encubierta?”, se preguntaba la nota. También en Instagram aparecía como un posteo pago. 

El 1º de marzo vimos un despliegue inusual cuando el presidente Vázquez hizo la Rendición de Cuentas en el Antel Arena. La estética e iluminación impactaron en lo que fue en realidad un acto. Como los partidarios, con la salvedad de que el orador fue el presidente. No estamos acostumbrados los uruguayos a ver ese tipo de puesta en escena viniendo de un presidente en ejercicio. El acto, que fue transmitido por cadena nacional, costó a Presidencia unos US$ 34.000, según datos que obtuvo El Observador a través de un pedido de acceso a la información. La agencia del publicista Claudio Invernizzi, que trabajó para la campaña de Vázquez en su segundo mandato y actualmente para Daniel Martínez, cobró cerca de 8.000 dólares por el “servicio integral de realización del evento”. 

El video de la torta colmó la paciencia de muchos. Entre ellos, la de  los líderes de la oposición. Luis Lacalle Pou señaló que el video “está en la línea de meterse en campaña electoral”, mientras Jorge Larrañaga dijo que “refleja una conducta absolutamente abusiva” y que el gobierno está “tirando agua para el molino del Frente Amplio”.

Otra forma que el gobierno tiene de defender su gestión son las campañas de bien público. La ley de medios autoriza el uso gratuito de hasta quince minutos diarios para la difusión, en radio y televisión, de campañas de bien público, pero prohíbe que se usen con fines propagandísticos. Han aumentado las campañas: la ciudadanía escucha en la radio o ve en televisión avisos sobre primera infancia, el sistema de cuidados, el uso del agua, la ley de Promoción de Empleo y lo malos que son el sobrepeso y la obesidad. Hubo meses en que casi no se pusieron al aire, pero mayo fue especialmente intenso. “De campaña de bien público tienen poco y nada. Lo que tienen es el autobombo de un gobierno que no está bien en las encuestas”, dijo el senador Pablo Mieres, que propone limitarlas.

Así las cosas, el expresidente y precandidato colorado Julio María Sanguinetti dijo que hay que derogar la ley de medios: “Es un instrumento para que el oficialismo imponga sus verdades”. Juan Andrés Roballo, prosecretario de Presidencia, dijo en Búsqueda que lo que comunica el gobierno “podrá molestar, pero es la verdad” y que se viene haciendo “desde que empezó” el período. Pero hay mucha información que se elige no comunicar. El presidente del Codicen, Wilson Netto, no quiere que se divulguen los resultados educativos y el ministro Astori defiende la gestión económica pero no habla del déficit fiscal, que está en 4,8. Se elige no hacer campañas con el dato de que en Montevideo viven 2.000 personas en la calle. Eso, al parecer, no merece ni spots ni avisos en Instagram ni hashtags

En una columna en El País, Danilo Arbilla, que fuera director de Búsqueda y presidente de la SIP (Sociedad Interamericana de Prensa), puso el foco en el asunto. Dijo que el gobierno debe actuar en igualdad de condiciones: “Nada de utilizar espacios gratis y mucho menos gastar dinero de todos para pagar la propaganda que el gobierno y el partido de gobierno hacen para imponer sus “verdades irrefutables’”. Advirtió sobre el delicado tema de la publicidad oficial: “Mal usada atenta contra nuestra libertad de expresión, contra el sistema democrático y además es corrupción”. Estamos en campaña y fue firme Arbilla al plantear la gravedad del asunto. “Es fraude cuando con la plata de todos se discrimina favoreciendo a unos sí y a otros no y se pretende manipular la información”. Cuando no hay libertad de prensa, escribió, no hay “elecciones limpias, limpias”.  

Regístrate sin costo, recibe notas de regalo.