La aventura del tango

El trompo gordo

3min 14
Nº1994 - al de Noviembre de 2018
por Antonio Pippo

Una mañana neoyorquina, en el hall de un lujoso hotel, se oyó su rudo vozarrón de granos de arena: —¡Díganle a ese viejo maniático que si quiere tango a las diez de la mañana, que lo baile él! Si me quiere ver, que vaya al teatro…

Al hombre obeso, engominado y mal encarado que gritaba le habían hablado de aquel “viejo maniático” y su pedido especial. Sin embargo, no lo reconoció.

Era Henry Kissinger.

Continúa leyendo, forma parte de nuestra comunidad.