Con una vida excéntrica y un estilo maximalista, Beverly Feldman es una de las diseñadoras de calzado favoritas de importantes figuras inglesas, como Theresa May

En los zapatos de la política

5min
Nº2007 - al de Febrero de 2019

El estilo de Theresa May nunca pasó inadvertido. Desde que asumió como primera ministra del Reino Unido, en 2016, apareció con atuendos que llamaron la atención dentro del tradicionalismo inglés. Al poco tiempo de empezar su mandato, incluso, la líder del Partido Conservador llegó a una ceremonia con unos pantalones de cuero de Amanda Wakeley y caminó por las calles de Londres con largos tapados de invierno. En su armario conviven las chaquetas clásicas con entallados vestidos —algunos sobrios y otros más atrevidos—, y hay espacio para las joyas. Pero esta política, que todos los días aparece en las portadas de los diarios por la compleja negociación del Brexit con la Unión Europea, es —y así la han nombrado los medios ingleses— la reina del calzado. Es usual verla llegar a las reuniones con los legisladores europeos con tacos aguja, botas largas y sandalias cerradas con llamativos estampados. “Me gusta la ropa y me gustan los zapatos. Uno de los mayores desafíos para las mujeres en el trabajo es ser nosotras mismas. Quiero demostrar que puedes ser una mujer lista y que además te encante la moda”, dijo en una entrevista con Vogue, antes de confesar que si tuviera que llevarse un objeto de lujo a una isla desierta sería una edición de esa revista. En los últimos años, May utilizó su estilo como una herramienta para modernizar su imagen. “No es incompatible tener una carrera profesional con irse de compras”, dijo en la misma entrevista.

Señalada por la opinión pública como una líder fría y con poco carisma, en 2015 May sorprendió a la prensa por primera vez cuando eligió unas botas de charol por encima de la rodilla en un encuentro con la reina Isabel II. A partir de allí, le siguieron varios modelos osados, como los tacos de animal print. Detrás de muchas de las elecciones en sus apariciones, que son analizados con lupa por la crítica de moda, está la firma de Beverly Feldman, una zapatera estadounidense que trabaja con el eslogan “Demasiado no es suficiente”. Y para tratar de suavizar su imagen no hay una personalidad más extravagante, moderna y extrovertida que ella.

Mis zapatos, mi estilo. Esta diseñadora barroca, verborrágica y activa en las redes sociales (aunque apenas tiene 2.600 seguidores en Instagram) comparte una misma debilidad con May: el gusto por los zapatos llamativos y con personalidad. La primera ministra, que probablemente es su cliente más influyente, es fanática del modelo Caliente —rebautizado en honor a su nombre—, que tiene la punta afilada, el taco carrete y un estampado español. “Ella lo compró en Russell & Bromley en Londres, que es mi distribuidor exclusivo allí. Nos vimos varias veces y tengo que decir que es maravillosamente simpática”, dijo la diseñadora en una entrevista con Vogue. “Pero yo siempre tuve repercusión en la prensa”, agregó enseguida para no perder el protagonismo.

Con más de cinco décadas en el negocio, esta diseñadora nació y se crio en Massachusetts pero se mudó a Nueva York para formarse como ilustradora y diseñadora de zapatos en el Instituto Pratt. Después de graduarse se convirtió en la directora de arte de la consultora de moda Doris Weston, trabajó como diseñadora de I. Miller y fue directora de diseño de Pankin y Andrew Geller. Pero su carrera se despegó a los 31 años, cuando abrió su propio negocio Lucky Lizard Trading Company con una sede en Alicante, España, donde vive hace décadas. Ahora, en la mayoría de sus modelos coloca etiquetas que dicen Made in Spain, where the sun always shines (Hecho en España, donde el sol siempre brilla). “Este siempre fue un lugar inspirador para mi carrera”, contó en su cuenta de Instagram.

Beverly Feldman.
Beverly Feldman.

Desde su taller, Feldman vio el cambio de Alicante, una ciudad que pasó de estar en el centro de la industria del calzado a verse opacada por las producciones masivas que llegan de China. “Se llevaron por delante muchos negocios, pero el consumo en España volvió a ser interesante. Era un tema de precios”, aseguró a El País de Madrid. A pesar de los problemas en la industria, Feldman continúa en el mercado con una marca que está presente en más de 50 países en todo el mundo. Y tiene un muestrario de miles de modelos de zapatos y bolsos pensados para la mujer. “He logrado que muchas de las mujeres que se invisibilizan al vestirse demasiado simple muestren una personalidad más segura”, dijo al diario español. Después de calzar a estrellas de la televisión como Oprah Winfrey, que en una entrevista destacó la comodidad de sus zapatos, se convirtió en una de las diseñadoras favoritas de Theresa May. Así, las ventas volvieron a subir.

A los 71 años, Feldman todavía mantiene el estilo maximalista que la caracterizó durante toda su carrera. En su libro autobiográfico Too is not enough (Mucho no es demasiado) cuenta que siempre le gustó jugar con los colores, las texturas y las mezclas. Y para comprobarlo solo hace falta recordar el traje de cuero de Claude Montana y las botas cowboy en color bordeau que se puso en su casamiento. “Entonces me creía terriblemente vieja. De mi marido (ahora está divorciada) solo conservo la piscina olímpica”, bromeó en una entrevista con El País de Madrid, con el mismo sentido del humor que muestra en sus perfiles de las redes sociales. En su canal de YouTube Beverly Feldman y en un diario online comparte anécdotas, desde su rutina de maquillaje a sus diseños y sus experiencias con nuevos amantes. “Me parece que este hombre está bastante enamorado y soltero, y eso que siempre fui adicta a los casados”, confesó en uno de los videos. Lo cierto es que a esta zapatera, que camina por las calles españolas con vestidos estampados, grandes caravanas y el pelo teñido de gris, le sobran historias para contar.

Detrás de los zapatos de Theresa May está la firma de Beverly Feldman, una diseñadora reconocida por su estilo barroco.
Detrás de los zapatos de Theresa May está la firma de Beverly Feldman, una diseñadora reconocida por su estilo barroco.

Mientras relata su vida en las redes sociales, esta creativa potencia su marca gracias a las elecciones de clientas influyentes y las ventajas del comercio electrónico, que permite vender diseños en todo el mundo. Ahora, también se encarga de enviar los pedidos, aconsejar y escribir mensajes a sus compradoras. “A veces les mando mal el talle o el color”, bromeó en YouTube. Y mantiene el lema que la caracteriza: la comodidad. “Los tacos altos solo están pensados para la satisfacción sexual del hombre”, concluyó. 

Regístrate sin costo, recibe notas de regalo.