Elmo, desde 2011 el paraíso de la pizza y algo más en Manantiales

La mesa debajo del limonero

3min
Nº2003 - al de Enero de 2019
por Marcela Baruch.
Elmo. Foto: Leo Barizzoni

En Manantiales, tierra adentro desde la Ruta 10, un jardín de limoneros, árboles de sombra y plantas esconde una pequeña casa de madera con tres aleros. Allí habitan un generoso horno de barro, una gran barra de tragos y una mesa en cada rincón libre. Este espacio gastronómico se llama Elmo, y es una de las pizzerías más visitadas por familias y celebridades en el balneario.

Abierto desde 2011, funciona todo el año, en verano todas las noches, y los fines de semana fuera de temporada. Si bien las pizzas, finas, crocantes y con toppings abundantes, son las reinas de la carta, el menú tiene otros clásicos, como los camarones al ajillo, los chipirones encebollados, el pulpo tipo a la gallega con pimentón y papas, y los raviolones de queso ahumado y tomates secos con salsa de crema y nueces.

Sus dueños, Rodrigo Ferreira y Estefanía Lima, son de Maldonado y se instalaron en esa casa hace 11 años. “En ese momento todo lo que nos rodeaba era campo”, contó Lima. Con el tiempo el barrio se fue poblando, pero igual se recomienda llegar allí con la ayuda de un gps, pues es un paraje remoto. Esa fue la manera en que llegó la mesa de dos de galería.

Era una de las primeras noches de enero, pasadas las 22.30. Afuera había cuadras de autos estacionados. De las 100 sillas disponibles quedaban apenas unas pocas libres. Bien dicen que para visitar este restaurante conviene reservar con dos días de anticipación.

Una vez sentados a la mesa debajo del limonero, que regado por la lluvia del día chispeaba cada tanto para refrescar la noche calurosa, la cena pasó volando. Un grupo atento de mozas llegó con el menú y la panera, y poco tiempo después aparecieron las dos entradas pedidas: cebiche de corvina rubia fresquísimo, la pesca cortada en trozos no muy finos, combinado con frutas y de sabor poco ácido, y unas almejas de Rocha a la provenzal. Estas últimas son uno de los productos más venerados en las cartas del verano en el Este, pues después de tiempo sin disponerlos por marea roja, hoy inundan el balneario con su perfume de mar. Resulta imperioso aprovechar cada oportunidad que se presente de probar estas almejas.

Más tarde, la mesa se debatió entre la tradicional pizza de cebolla confitada, queso gruyère y parmesano, y una de rúcula y jamón crudo. Finalmente, ganó esta última. Los verdes eran de gusto intenso, picante, como si estuvieran recién arrancados. Por eso, y por la abundancia del jardín, no llama la atención que Ferreira pensara en poner un vivero antes de definirse por el restaurante.

Mención especial merece el bar de Elmo, por su puesta en escena, que ocupa casi todo el ancho de la casa, y por la variedad de sus preparaciones. Las caipis son las vedettes, pero últimamente también es el revolution mojito, una creación del equipo del local que combina jugo de pomelo, gin, agua mineral y menta. Para combinar con los platos elegidos, durante la cena galería optó por la cerveza de la casa 71B Pilsner Ale, de apariencia densa pero liviana en el paladar. La carta de bebidas ofrece además vinos, whisky y más tragos.

Por último, entre la tarta de lima, el crumble de manzana y los helados artesanales, se optó por el volcán de dulce de leche con helado de crema casero, que —como debe ser— dejó escurrir el dulce caliente al introducir la cuchara en su interior.

“Esta era nuestra casa”, contó Lima a galería después de la visita. Quizás esa es la razón detrás de la sensación que genera este restaurante de estar comiendo en el jardín de algún amigo. También sus precios asequibles —en el entorno de los 1.000 pesos por persona— invitan a pasar allí una noche en familia

Los Bonitos esquina El Cinto, Manantiales. Tel. 094 069111. Precio promedio por persona: 1.200 pesos (aceptan todas las tarjetas).

Por la cena compuesta por dos entradas, pizza, un volcán de dulce de leche, una cerveza artesanal, más refresco y café, galería pagó 2.520 pesos.

Regístrate sin costo, recibe notas de regalo.