Bandera con publicidad de Antel. Foto: Ricardo Antúnez/adhoc

OSE, Casinos, Ancap y ANP fueron los que se apartaron de más metas pactadas con el Poder Ejecutivo durante 2018

Los “compromisos de gestión”, una “microrreforma” del Estado que casi ninguna institución logra cumplir totalmente

6min 3
Nº2028 - al de Julio de 2019
escribe Ismael Grau

“Todo el mundo habla, pero nadie hace nada. Tenemos un Estado monstruoso y la Oficina de Planeamiento es como una especie de personal trainer de un paquidermo”, señaló, para ilustrar los problemas de gestión que engordan la burocracia pública, Ramiro Rodríguez Villamil, quien secundó a Ramón Díaz en esa dependencia más conocida por la sigla OPP. “No veo en ninguna fuerza política, ni la que gobierna ahora ni las que gobernaron antes, una decisión de reestructurar el caos como sería necesario para que todo pueda funcionar”, agregó en la entrevista concedida durante el primer mandato del Frente Amplio para una tesis de la Licenciatura de Ciencias Políticas.

Desde la OPP, en coordinación con el Ministerio de Economía, bajo distintos gobiernos se han centralizado impulsos de reforma del Estado, todos con resultados insuficientes para torcer la percepción ciudadana de que recibe en servicios públicos menos de lo que merece por los impuestos que paga. Algunos de los intentos recientes apuntan a la gestión por resultados y a lograr mejoras de eficiencia fijando objetivos concretos a los organismos. Son “microrreformas” casi invisibles que, sumadas, deberían ayudar a transformar el funcionamiento estatal, sostienen quienes las promueven desde el actual gobierno.

Desde la OPP, en coordinación con el Ministerio de Economía, bajo distintos gobiernos se han centralizado impulsos de reforma del Estado, todos con resultados insuficientes para torcer la percepción ciudadana de que recibe en servicios públicos menos de lo que merece por los impuestos que paga.

Un ejemplo son los “compromisos de gestión”. Desde recortar el gasto en horas extra o en publicidad hasta lograr determinada rentabilidad, pasando por bajar la severidad de los accidentes en sus establecimientos, abatir la morosidad de los clientes, ejecutar las inversiones programadas o acelerar tiempos en la prestación de servicios. Así de diversas fueron las metas acordadas con la OPP y Economía, que las principales empresas estatales y otras dependencias públicas debían cumplir en su ejercicio de 2018. Los resultados fueron dispares.

Este tipo de “compromisos” empezaron a firmarse durante la actual administración de Tabaré Vázquez y son, dicen sus autoridades, una expresión de una planificación estratégica a través de un conjunto de indicadores representativos de la globalidad de los desempeños.

Algunos lineamientos de gestión son dictados por el Poder Ejecutivo con carácter general. Por ejemplo, para 2018 ordenó una reducción global de 2% en términos reales del gasto en bienes y servicios (salvo algunas excepciones); el corte de al menos 10% de las horas extra; y dejar sin cubrir uno de cada tres cargos que quedasen vacantes.  

Junto con el proyecto de Rendición de Cuentas enviado en junio, el Parlamento recibió la evaluación de 14 compromisos de gestión: suman un total de 175 metas, de las cuales 129 lograron tilde verde pero otras 46 —el 26%— figuraron con una cruz roja, analizó Búsqueda. El gobierno tiene ahora en proceso de implementación un programa que permitirá realizar un seguimiento en tiempo real de los principales indicadores contenidos en estos acuerdos, lo que contribuirá al “control ciudadano de la gestión de los organismos involucrados”.

La OPP se encarga de darles seguimiento a los compromisos y en su órbita funciona además una comisión evaluadora; dictámenes negativos pueden acarrear para el organismo omiso castigos económicos, como la eliminación, disminución o transferencia a Rentas Generales de la recaudación de precios, tasas y otros ingresos que realice.  

Entes

La información referida a Ancap no es completa, ya que algunos indicadores vinculados a negocios en competencia fueron excluidos por razones de confidencialidad. Las metas que sí se divulgaron muestran que la petrolera satisfizo media docena (relacionados, entre otras cosas, con sus finanzas y la eficiencia en la distribución de combustibles), pero incumplió igual cantidad, por ejemplo, en cuanto al ahorro en horas extras y los resultados del negocio del portland. Otro objetivo, que le exigía presentar un plan de mejora de la eficiencia en el área del gas licuado, tuvo un cumplimiento “parcial”.  

De la docena de metas que debía llevar adelante, Antel estuvo omisa con dos: sus inversiones fueron por US$ 143,2 millones, cuando no podían sobrepasar los US$ 125 millones en 2018; y los costos operativos aumentaron 3,5%, en lugar de bajarlos 2% respecto al ejercicio anterior.

UTE fue la empresa pública con más metas a cumplir (20 en total), varias relacionadas con la disponibilidad de energía ; la única que se apartó del objetivo, por mínimo margen, fue, precisamente, referida a las líneas de 500 KV. Su ganancia respecto a los recursos propios (ROE) alcanzó a 9,21%, por encima del 5,24% establecido como piso para ese parámetro.  

En el caso de la Administración Nacional de Puertos, las metas incumplidas fueron cinco —en un total de 13—, referidas, entre otros asuntos, a su resultado financiero del año, y al recorte en el gasto en bienes y servicios, así como de las horas extras . Sí hizo los avances esperados en cuanto al plan director y de infraestructura, bajó la inversión en publicidad, y completó la encuesta de satisfacción de pasajeros de las terminales de Montevideo y Colonia, por ejemplo.  

OSE fue de los entes que mostró más apartamientos: incumplió ocho en 14 metas. Su ROE resultó bajo (3,1%) respecto al objetivo estipulado, ahorró en “gastos gestionables” menos de lo previsto, a la vez que la cobertura del servicio de suministro de agua potable estuvo algo por debajo de lo esperado, entre otros parámetros que llevaron cruces rojas.  

Bancos. 

Las metas de gestión establecidas para las instituciones financieras públicas fueron, en general, conseguidas.

El Banco Central presentó los cuatro planes así como la “hoja de ruta” para la adecuación de estadísticas como las Cuentas Nacionales a que se comprometió con el Ejecutivo. Fue el único organismo con una tasa de incumplimiento cero (ver gráfico).

El República excedió los tiempos promedio de espera en sucursales, en especial en la atención de “servicios” (26 minutos en lugar de los 17 previstos). En cambio, sobrecumplió las restantes 14 metas, que entre otros aspectos apuntaban a bajar gastos y lograr una mayor penetración comercial.

El Banco Hipotecario tenía fijados 11 objetivos para el año pasado, de los que alcanzó siete. Pero logró resultados de negocios por debajo de lo esperado, tanto en la captación de depósitos como en la concesión de préstamos para vivienda. Y ejecutó el 18% de las inversiones, cuando la meta era de al menos 85%.

También el Banco de Seguros del Estado invirtió menos de lo proyectado en su compromiso de gestión y tuvo un crecimiento de ventas inferior al previsto. Además, incumplió la meta de rentabilidad financiera y en cuanto a la puesta en funcionamiento de su nuevo sanatorio para atender trabajadores accidentados. Sin embargo, consiguió los otros ocho objetivos que tenía fijados.

El Banco de Previsión Social debía dar de alta en menos de 90 días al menos el 55% de las nuevas pensiones y prestaciones por invalidez, pero logró hacerlo para 45,83%. Ese fue el único apartamiento de su compromiso de gestión, compuesto por 16 indicadores.

Otros organismos

La información remitida al Parlamento incluyó a otros organismos estatales que también tienen compromisos suscritos con el Poder Ejecutivo.

La Administración Nacional de Correos cumplió con nueve de sus 12 metas. Una de las tres que quedó por el camino fue la ejecución de inversiones, ya que el año pasado completó el 58,5%, cuando debía alcanzar entre 85% y 100%.

Once de 13 objetivos incluidos en el compromiso de gestión de la Agencia Nacional de Vivienda se ganaron el tilde verde. Con 97% en un 100% previsto quedó la gestión de proyectos de cooperativas del Ministerio de Vivienda, así como la custodia de ciertos inmuebles para evitar su intrusión o denuncia policial.

El Instituto de Colonización completó casi todas las metas comprometidas (12), incluida la ejecución de inversiones planificadas, el corte de horas extra y una baja de costos operativos mayor a lo fijado. Sin embargo, solo cumplió la mitad del proceso de evaluación y desempeño interno, y excedió los plazos para la adjudicación de fracciones de campos.

Los casinos estatales, en la órbita de una unidad ejecutora del MEF, lograron parcialmente las metas de recaudación de apuestas para distintas modalidades de juego. De un total de 17 metas, ocho quedaron con cruces rojas, como prueba de las dificultades que encuentra el personal trainer para poner en forma al paquidermo.

Regístrate sin costo, recibe notas de regalo.