¿Por qué Perón no fue uruguayo?

5min 8
Nº2077 - al de 2020
La columna de Fernando López D’Alesandro

Cuando el 21 de febrero de 1942 el presidente Alfredo Baldomir disolvió el Parlamento, paradojalmente, dio inicio a la democratización definitiva del Uruguay. Mientras que la constitución batllista mantenía el voto indirecto para el Senado y la exclusión de las mujeres, la reforma de 1934 obligaba a la partición del poder institucional con la oposición herrerista. El golpe de 1942 habilitó una reforma que terminaba con los límites y las particiones, instalando la democracia liberal, plural, garantista y sin ausencias de ningún tipo.

Continúa leyendo, forma parte de nuestra comunidad.