Sanguinetti y Talvi luego de las elecciones internas. Foto: Nicolás Der Agopián

Problema en “la cúpula” colorada abre la puerta a cambios en su conducción y a nuevos enfrentamientos entre sus dirigentes

4min 1
Nº2072 - al de Mayo de 2020
escribe Daniel Lema
Podcast de Búsqueda beta

El jueves al mediodía la sesión del Comité Ejecutivo Nacional (CEN) colorado fue todo armonía. Sus integrantes hablaron de temas como la modificación a la Carta Orgánica presentada por la juventud del partido, el avance del trabajo en el proyecto de urgente consideración, hasta pasar a la Comisión de Ética el caso de dos afiliados acusados ante la Justicia. A esa hora, sin embargo, fuera del CEN el clima entre los dirigentes colorados era irrespirable.

Ese día Búsqueda informó parte del contenido de un mensaje de WhatsApp de Julio Luis Sanguinetti al canciller Ernesto Talvi en el que le cuestionaba que se negara a firmar la solicitud de venia para que él ocupara un cargo en la Comisión Administradora del Río Uruguay (CARU). Talvi había comentado a algunos dirigentes de su sector, Ciudadanos, que se sintió amenazado por el hijo del expresidente Julio María Sanguinetti.

La nota informaba que el exdiputado había agraviado al canciller llamándolo “petiso acomplejado”. Sanguinetti negó el mismo jueves que haya amenazado o agraviado al canciller en el mensaje —enviado el 6 de marzo de este año—, aunque reconoció que utilizó palabras “duras”. Según relataron fuentes de Batllistas, en el mensaje le criticó que no tenía en cuenta su currículum, que esperaba encontrarlo para hablar “mano a mano” y que sus acciones eran “política menor” de un “acomplejado”.

La divulgación de la información generó reproches cruzados y acusación de haber filtrado la información para impedir que el hijo del expresidente ocupara un cargo.

El hecho expuso la fría relación entre los dos líderes partidarios: el expresidente Sanguinetti y Talvi. El exministro de Defensa Yamandú Fau dijo ese jueves en Radio Carve que la situación entre ambos dirigentes es “tirante” y no se puede “ocultar”.

“Lamento que un mensaje privado haya salido a la luz, no debió haber salido a la luz y hubiéramos preferido que quedara como un mensaje privado”, dijo Talvi el martes 19 en rueda de prensa, antes de entrar a Presidencia de la República.

El canciller fue consultado si no se hablaba con Sanguinetti desde fines de febrero, tal como informó el diario El Observador el viernes 15. “Vamos a dialogar con el expresidente cuando entendamos que hay algún asunto de Estado que lo amerita. Dialogamos infrecuentemente, por ahora no hubo necesidad de hacerlo”, dijo Talvi. La frase no cayó nada bien en Batllistas.

Pese a esto, dirigentes de Batllistas y Ciudadanos señalaron a Búsqueda que ambos sectores trabajan juntos en el Parlamento, en especial en la discusión del proyecto de ley de urgente consideración.

“El problema es en la cúpula”, señaló un dirigente.

Esa tensión entre los líderes puede tener otro punto de quiebre: la conducción del partido. Es un tema que provoca problemas desde las elecciones internas. Ciudadanos reivindica que les pertenece el liderazgo colorado dado el resultado electoral del año pasado, pero desde Batllistas dicen que no se puede dejar de lado el peso en la política nacional y el liderazgo natural de Sanguinetti.

Ambos líderes tuvieron un tiempo de acercamiento poselectoral. Talvi le ofreció a Sanguinetti la secretaría general del partido, el cargo más importante de la colectividad, y acordaron armar una lista única para la elección de los integrantes del CEN colorado.

La idea de Talvi no convencía a algunos dirigentes de Ciudadanos, pero no lograron convencer a su líder de que cambiara de opinión.

El tema de la secretaría general no está cerrado. El viernes 15, el diario El Observador informó que Talvi dijo a gente de su entorno que otorgarle la secretaría general a Sanguinetti fue el “error político más grande” que cometió en política. El senador Adrián Peña afirmó esta semana en una rueda de prensa que “por el momento no” hay ningún reparo para que Sanguinetti siga en el cargo.

En Batllistas tomaron nota de ese “por el momento no” de Peña. Sus dirigentes, parafraseando a Talvi, dicen en la interna que sería un “error más grande” sacar a Sanguinetti.

El secretario general es designado por votación de los integrantes del CEN. De los 15 miembros electos del CEN, ocho pertenecen a Ciudadanos, seis a la alianza entre Sanguinetti y José Amorin y uno a Tercera Vía (el sector por el que se presentaron el diputado Gustavo Zubía y Margarita Machado).

Un cuadro

En Batllistas atribuyen la mala relación entre los líderes a que el canciller entiende que el exmandatario ha negociado con Lacalle Pou de manera directa y sin consultarlo. De hecho, según dirigentes de Ciudadanos, el nombre de Julio Luis Sanguinetti fue planteado por su padre en una reunión con el presidente y tomó por sorpresa a Talvi.

Julio Luis Sanguinetti fue un paso más y dijo que el ministro de Relaciones Exteriores tiene un problema con su familia. “Es un tema personal, pero no conmigo sino con toda la familia. El corte no es con Julio Luis, es con Sanguinetti también”, dijo al diario El País el jueves 14. Señaló que Talvi además de no tener en cuenta su currículum desconoció su trabajo en los últimos “dos años” como jefe de campaña de Batllistas.

A dirigentes de su entorno les dijo que Talvi llegó a molestarse con su padre porque el lunes 24 de febrero fue hasta la sede de Lacalle Pou, ubicada en Bulevar Artigas, para llevarle un cuadro de Alfredo Testoni que al entonces presidente electo le había gustado. En esa reunión no se habló ni de política ni de cargos, aseguró el expresidente después de la reunión.

Regístrate sin costo, recibe notas de regalo.