Sierra, campo y viña

Seis opciones para escaparse en Semana de Turismo

8min
Nº2012 - al de Marzo de 2019

LUJO DE CAMPO

Casa Chic / Carmelo

Casa Chic recuerda a los Hamptons, con casas revestidas en madera color tiza y decoradas con objetos de arte contemporáneo, y grandes ventanales que dejan ver una playa privada equipada con camastros y pequeños quinchos.

Es un hotel rural cinco estrellas que ofrece relax de lujo en sus instalaciones cargadas de diseño y buen gusto, y en un hermoso entorno natural. Las 20 habitaciones ambientadas de forma individual cuentan con terraza y jardín privados con vista al río, una cómoda área de estar, baño con hidromasaje y vestidor. 

El restaurante del hotel sirve, para el almuerzo y la cena, un menú de inspiración mediterránea que se puede acompañar con vinos de las mejores bodegas de Uruguay y Argentina. También es recomendable no dejar pasar la oportunidad de pedir un trago en el bar. 

El establecimiento tiene sala de reuniones, gimnasio, viñedo, campo de olivo, playa privada, kayak, cancha de golf, cancha de tenis, cabalgatas, servicio de masajes y bicicletas.

Por más información:  

www.casa-chic.com/carmelo-home, 4540 4030/33.

DESCANSO SERRANO

Posada Itay / Minas

En la ruta panorámica que va al Salto del Penitente en Lavalleja, entre sierras y caminos ondulantes, la Posada Itay ofrece un estrecho contacto con la naturaleza. La hermosa construcción hecha de piedra y madera está integrada al paisaje serrano, y los amplios ventanales invitan a pasar horas contemplando la vegetación, los cerros y los cielos de las diferentes horas del día. Amplios decks con hamacas paraguayas permiten estar al aire libre, igual que la piscina climatizada y el jacuzzi.

La casa tiene un estilo rústico, con muebles y objetos que en muchos casos vienen de remates o casas de familia. Con nombre de árbol autóctono, cada una de las cinco habitaciones —que en total pueden alojar hasta un máximo de 15 huéspedes— tiene paredes de un tipo diferente de piedra, escogida especialmente para valorizar el uso de los materiales de la zona. Los dueños de casa —Gonzalo Domínguez y Sara González— son defensores de la ecología, y por lo tanto la posada apunta a minimizar el impacto ambiental. En ese sentido, por ejemplo, tiene un sistema de separación de aguas que permite volver a utilizarlas, y las instalaciones se alimentan de energía solar.

Los techos de madera, los pisos de cemento lustrado y la variedad de plantas que se encuentran en los espacios comunes ayudan a dar calidez. La inmensa cocina integrada está dominada por un gran horno de barro. De ahí salen platos y panes que alimentan almuerzos y cenas compartidos entre los huéspedes y los dueños de casa.

Por más información: posadaitay.com.uy, 099 195 392.

CON EL SABOR DE LA VIÑA

Bodega y posada 

CampoTinto / Carmelo

Saliendo de la ciudad de Carmelo, por el Camino de los Peregrinos, se encuentra CampoTinto, una hermosa bodega turística que también es posada. Las 12 habitaciones dan al campo y a la piscina, mientras el restaurante sirve pocos pero ricos platos con una impronta italiana y de campo, como cordero, pastas y bruschettas. En la cocina ponen el foco en ofrecer productos de estación, con carnes de granjas locales, verduras orgánicas de la huerta propia y todo tipo de panes y pastas caseros. Al mediodía y de noche, estas delicias se pueden disfrutar en el salón, decorado con estilo, o afuera, en la galería bajo la inmensa parra. Dos jueves al mes se organizan noches especiales de parrilla con cena de tres pasos. Todo acompañado de buenos vinos de esta bodega boutique que desde sus inicios en 2012 se entregó de lleno al tannat, aunque también produce otras variedades, como el viognier y el espumante Medio y Medio, en homenaje a la famosa bebida nacida en un bodegón del puerto de Montevideo. Durante la vendimia recibe mucho público que se suma a las actividades especiales que se organizan. Suelen alojarse allí franceses, estadounidenses, sudafricanos, noruegos, y, claro está, 70% de brasileños.

Por más información: posadacampotinto.com, 4542 7744.

Foto: Florian Schweer
Foto: Florian Schweer
Foto: Florian Schweer
Foto: Florian Schweer

ENTRE EL CAMPO Y LA CIUDAD

Casa Wirth / Salto

Peter Wirth es un experimentado hotelero suizo que se enamoró de Salto y abrió Casa Wirth, una bella posada que invita a disfrutar de la vida simple con un toque de clase. En la calle Sarandí 246 de la ciudad de Salto, la vivienda construida una vez por un rico terrateniente locamente enamorado de una bailarina de Buenos Aires, es ahora un acogedor lugar para descansar mientras se disfruta del aire colonial. 

Casa Wirth ofrece la opción de reservar una o dos de las cinco habitaciones dobles con baño que tiene, o, para quienes buscan más privacidad, la casa entera está disponible. Entre los encantos están la terraza con vista al río —y un poco más allá Argentina— y el jardín trasero, donde se pueden pasar ratos de tranquilidad rodeados de orquídeas y rosas, o disfrutando de una gran noche de asado. Y la lista continúa: una cocina muy bien equipada a disposición de quien desee conquistarla, estufa de leña para el invierno y una gran piscina para el verano. 

Cuando funciona como posada, Abel y Verónica (el personal a cargo) se ocupan de preparar el desayuno, hacer las habitaciones, e incluso lavar y planchar la ropa cuando se lo piden. También preparan la comida.

Otro plan para los días en Casa Wirth, además de leer, relajarse y pasear por la ciudad descubriendo puntos de interés o realizando actividades (como avistamiento de aves, parapente o recorridos por bodegas), es la visita a la Estancia Don Pipo, llevada adelante por Christine von Bonstetten, proveniente de una familia de suizos que se estableció en Salto en la década de los 50. Su gran pasión son los caballos, cría y gana premios con Criollos y Árabes, aunque con su equipo de “gauchos” han empezado a criar vacas Aberdeen Angus. Ella siempre está encantada de abrir su mundo a los demás, pues dice que nadie va a mostrar la pradera sobre el lomo de un caballo mejor que ella. 

Por más información: www.casawirth.com, 098 056 463.

TERMAS EXCLUSIVAS

Altos del Arapey / Salto

Junto a las clásicas Termas del Arapey, este complejo ofrece la oportunidad de disfrutar del agua tibia y el entorno salteño de una manera más sofisticada y con servicios de buena calidad. El hotel Altos del Arapey es un all inclusive con 156 habitaciones espaciosas y con todas las comodidades, que van desde las batas, pasando por agua termal en los baños, hasta ventanales térmicos y acústicos que dan a terrazas con vistas al campo de golf o a las piscinas.

Durante los días que uno pasa en este complejo no solo tiene a disposición seis piscinas de agua termal (de pozo propio que vuelca 150.000 litros por hora, con temperaturas que llegan a 40 grados; durante el verano, el agua de una de las piscinas exteriores es enfriada, para más comodidad), abiertas y comunicadas entre sí, un gran jacuzzi, un wet bar, una gran piscina cerrada in-out, una de niños y dos jacuzzi interiores. También puede pasar un relajante momento en el spa con alguna sesión elegida de un variado menú de tratamientos, pasear a caballo o en canoa, tomar clases de golf o de baile, anotarse en un campeonato de fútbol, andar en bicicleta o salir a caminar. También hay un fitness center y un kids club. El campo de golf de 18 hoyos, afiliado a la Asociación Uruguaya de Golf, ocupa 60 hectáreas y cuenta además con un driving range y un putting green

Para una escapada romántica, una golfística o varias noches en familia, el hotel ofrece paquetes para todos los gustos. 

Por más información: www.altosdelarapey.com, 4768 2200, 099 672 771.

Una opción con más capacidad

Ordet / Montoya, Punta del Este​

Hace dos años, María Noel Fosatti y Alfonso Larrea, viajeros incansables con espíritu emprendedor, abrieron Ordet, una posada en Montoya, orientada a recibir turistas de todas partes del mundo que los ayudaran a traer de vuelta a su memoria los largos viajes por los cinco continentes. Este año, Ordet cambia su propuesta de reservas para convertirse en una casa vip que se alquila entera. 

Este acogedor chalet de estilo inglés con mezcla de almacén de campo tiene cuatro habitaciones con cama matrimonial y baño nuevo pero con reminiscencias antiguas. De los espacios comunes, destacan una gran biblioteca con libros para todos los gustos e intereses, y un comedor con grandes ventanales al jardín, decorado bajo la consigna de que fuera un espacio relajado, moderno y con aires campestres a la vez.  

En el exclusivo barrio de Montoya —la posada queda a solo tres cuadras de la playa— el entorno de jardines y bosques de pinos invita a sumergirse en la tranquilidad y el descanso profundo, teniendo cerca la opción de salir a comer rico y pasear por los centros comerciales de La Barra y Manantiales. 

Por más información:  @ordetmontoya; 099 100 320.

Regístrate sin costo, recibe notas de regalo.