Editorial

Un nuevo desafío

3min 1
Nº2032 - al de Agosto de 2019
por Daniela Bluth

En el mismo edificio de la calle Mercedes 1131 donde ahora funcionan Búsqueda y galería empecé, hace 22 años, mi carrera como periodista. Fue en Revista Tres, después de una reunión con su director, Alejandro Bluth, mi primo, quien me dijo que me iba a ir bien pero que tenía que leer el doble de lo que leía. Era abril de 1997 y me sumé a la sección de Cultura, que tenía a Gustavo Escanlar como editor. Tres años después, cuando la revista dejó de salir, Claudio Paolillo, entonces secretario de Redacción de Búsqueda y uno de mis profesores en la ORT, me convocó para sumarme a lo que él llamaba un “semillero” de periodistas jóvenes, cuya peculiaridad era que en vez de formarse en el boliche se formaban en las aulas de la universidad. No lo dudé. Empecé haciendo una suplencia en Internacionales, cortando cables y entrevistando guerrilleros de las FARC. Hasta que un día, Mónica Bottero me contó sobre un proyecto que tenía Danilo Arbilla llamado galería, una revista a color, con horóscopo y muchas fotos, que se iba a enfocar en dar buenas noticias y acompañar a Búsqueda todos los jueves.

Debo confesar que la novedad me arrancó algunas lágrimas. Era como despedirme de la ilusión de encontrar noticias, del periodismo serio e incisivo del que tanto habíamos oído hablar en clase. Pero el enamoramiento llegó rápido. Galería formó un equipo tan descontracturado como profesional que empezó a trabajar con ese periodismo más humano, el de contar historias de vida, de llegar a hechos y lugares que habitualmente no tenían cabida en los medios, de despertar la risa —cómplice o irónica— y mostrar la cara menos conocida de la gente conocida. El abanico de temas siempre fue —y sigue siendo— superamplio: deportes, política, moda, cultura y tecnología, por nombrar solo algunos. Hice la primera nota de tapa, una entrevista a la modelo Natalie Kriz de la que todavía recuerdo el comienzo. Usó su propia ropa y ella misma se maquilló. Hoy eso sería impensable; la producción de los contenidos ha sido una apuesta constante y creciente.

Trabajé en galería casi diez años; fui periodista, editora de sociales y editora jefa. Después pasé a editar la sección Cultura de Búsqueda y, en 2009, salí a buscar nuevos desafíos. Hice producción para televisión, escribí freelance para varias revistas y un tiempo después me sumé al equipo del Suplemento Domingo de El País, donde trabajé siete años. Pero como la vida es circular, en 2017 volví a mi casa. Con Adela Dubra, ella como directora editorial y yo como subdirectora periodística, tomamos las riendas de galería y le dimos nuestra impronta. Junto a un equipo que siempre tuvo —y tiene— la camiseta puesta apostamos a aggiornarnos, crecer y mejorar.

Ahora se viene un nuevo desafío: asumir la dirección de la revista. Como se suele decir, la base está y es sólida. Se construyó en 19 años de buen periodismo, donde las coberturas sociales, la entrevista de la última página o la nota de tapa se hacen con la misma responsabilidad, compromiso y ganas. Y aunque a veces se dice que en Uruguay nunca pasa nada, en galería siempre pasan cosas. Nos sorprendemos semana a semana y buscamos compartir ese asombro con nuestros lectores. Como buen medio de comunicación que somos, muchos de los cambios que ocurren hacia adentro se proyectan también hacia afuera. Entre los más recientes y visibles de nuestra querida edición papel estuvieron la nueva tipografía y un diseño más liviano, pero seguramente la consolidación de un perfil más digital sea el más profundo. En breve se vienen más cosas nuevas, esa es parte de la gracia y —seguramente— el secreto del éxito. 

Regístrate sin costo, recibe notas de regalo.