Foto: Nicolás Der Agopián

Uruguay va camino a estirar una parálisis que ya causa impactos fuertes en la economía

3min 9
Nº2066 - al de Abril de 2020
Podcast de Búsqueda beta

Mientras los casos de Covid-19 crecen a un ritmo relativamente controlado, la medida del distanciamiento social mantiene virtualmente paralizado a Uruguay, y sus consecuencias están siendo notorias en la economía.

Los datos informados por el Ministerio de Salud Pública marcan que no está habiendo un incremento exponencial de los contagios; con 4.108 test realizados. 

La estrategia del aislamiento para contener el contagio, instaurada con la confirmación de los primeros enfermos el 13 de marzo, parece camino a extenderse por algunas semanas más. Y con eso la detención de muchas actividades o su funcionamiento a media máquina a través del teletrabajo en los casos que es posible.

El miércoles 1º la Universidad de la República resolvió mantener suspendidas las actividades presenciales “hasta que las condiciones sanitarias” lo posibiliten. El rector, Rodrigo Arim, declaró a Búsqueda que con el trabajo a distancia se tendrá que “convivir, casi con certeza, todo el primer semestre” del año.

En los otros niveles de la educación pública asumen que habrá “por lo menos otros 15 días más” sin clases, afirmó una fuente del Consejo Directivo Central. “Nosotros estamos organizando como si no hubiera reintegro el lunes 13” de abril, agregó. 

El sistema de Justicia también prorrogará las medidas que adoptó ante la emergencia sanitaria. La feria judicial extraordinaria, que inicialmente iba hasta mañana viernes 3, será extendida a todo el mes, dijeron a Búsqueda fuentes judiciales.

En el ámbito laboral, el miércoles 1º el Ministerio de Trabajo sondeó a empresarios y al PIT-CNT sobre qué hacer con la próxima ronda de Consejos de Salarios. Los patrones se expresaron dispuestos a negociar, pero señalaron que no están dadas las condiciones para hacerlo ante los problemas que vienen enfrentando las firmas, mientras que la delegación sindical planteó prorrogar por un año los convenios que venzan, informaron las fuentes de Búsqueda.

Mientras las calles muestran una inusual calma a raíz del aislamiento social y la reducción del servicio de transporte público, la actividad económica está virtualmente detenida.

Algunas estadísticas “reflejan una caída de la actividad, como en el consumo de electricidad y combustibles. No hay datos cerrados de marzo, pero son indicadores bien claros de caída de la actividad; no en la intermediación financiera”, que está operando con normalidad, aseguró a Búsqueda el presidente del Banco Central, Diego Labat.

La baja en la actividad económicas se tradujo en una explosión de las solicitudes de “seguro de paro” en marzo, a unas 80.000, cuando en meses normales rondan las 11.000. Pero el impacto en los trabajadores es más amplio. Según encuestas realizadas, en paralelo, por las consultoras Factum y Cifra, dos de cada tres uruguayos vieron modificadas sus dinámicas laborales en las últimas semanas. En la mayoría de los casos los cambios empeoraron la situación previa, ya que implicaron recortes de horas o directamente la pérdida del empleo.

Para las autoridades económicas, las preocupaciones derivadas del Covid-19 son múltiples: los ingresos tributarios y de otro tipo vienen cayendo por la menor actividad económica, mientras que los gastos sanitarios, en subsidios y apoyos a sectores afectados, vacían la caja. En ese marco, el Banco Interamericano de Desarrollo comunicó el desembolso de US$ 400 millones de líneas contingentes, una gestión que había adelantado la semana pasada la ministra Azucena Arbeleche.

Otra inquietud del gobierno son algunos remarques. En el encuentro que mantuvo el martes pasado con representantes del Frente Amplio en la Torre Ejecutiva, el presidente Luis Lacalle Pou les transmitió que está atento a la actitud de algunos supermercados que han aprovechado la circunstancia para subir el precio de los productos, señalaron asistentes a la reunión. 

Regístrate sin costo, recibe notas de regalo.